“BENDICIÓN DE UN CAMPESINO GRIEGO”

“Que nunca pierdas la dirección de tu trillo.”  Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos de caña y café así como el resto del terruño.  Y hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te sostenga suavemente en sus manos.  Que vivas por el tiempo que tú quieras, y que tu vida sea plena.

Olvida las tristezas, pero nunca olvides aquello que te dio alegría.  Recuerda siempre olvidar los problemas pasados, pero nunca olvides recordar la belleza y bendición de cada día. Que día más triste y oscuro de tu provenir no sea peor que el día más feliz que has vivido.

Que nunca caiga la paja de tu techo encima de ti y que los amigos reunidos debajo de tu rancho nunca se vayan.  Que siempre esté presente en tu boca palabras cálidas y amables en las noches frías y una luz de luna en tus noches oscuras.  Que el yurro y el yigüirro siempre canten para ti y que el camino no se alargue en tu viaje.

Que vivas cien años o más, y no tengas razones para arrepentirte.  Que Tatica te guarde y sujete en su mano amorosa.  Que tus vecinos te respeten, los problemas te abandonen, los ángeles te protejan, y el cielo te acoja.  Y que la fortuna de las colinas Griegas te abrace y te envuelva.

Que la bendición de Tatica te contemple.  Que tus bolsillos estén llenos y pesados y tu corazón lleno y ligero.  Que la buena suerte te persiga, y cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, aguadulce junto al fuego, risas para que consuelen a la familia que amas, y que se colme tu alma y tu ser, con todos tus deseos.

Que Dios esté contigo, tu familia, tus amigos y los bendiga siempre, que veas a tus hijos y a los hijos de tus hijos, que le infortunio te sea breve y te deje rico en bendición.  Que no conozcas nada más que la felicidad.  Desde hoy y en adelante, que Dios te conceda muchos años de vida, de seguro Ël sabe que la tierra no tiene sificientes ángeles buenos.

Ing. Rodrigo Zumbado Molina.